martes, 23 de septiembre de 2008

A llorar a la iglesia

Siempre se comentó en el ámbito de las redacciones periodísticas, hasta llegar a tomar estado público, que durante el transcurso del partido entre Argentina y Brasil, el director técnico argentino, Carlos Salvador Bilardo, tenía preparado dos bidones de líquido. Uno contenía agua, mientras que el otro llevaba vomitivo, de éste último le ofrecieron de beber al brasileño Branco, quién exhausto de tanto gastar energía se acercó al banco contrario en busca de camaradería. Esta aseveración aún era una duda ya que ningún integrante de la selección blanquiceleste quiso develarla jamás, hasta que ocho años más tarde y luego de una gran pelea, un ex integrante del plantel, José Horacio Basualdo, declaró en una revista deportiva semanal: “... cada vez que me encuentro con Branco me manda saludos para Bilardo. Y tiene razón, el tipo se tomó como medio bidón de agua con somníferos... En un momento de una lesión nos acercamos y 'Galíndez' (Miguel di Lorenzo, masajista argentino) se encargó de dar bidones. Fue cuando nos enteramos que le habían echado una sustancia soñolienta a esa agua y (el brasileño) Branco fue el encargado de llevarse el bidón”.Años más tarde, Claudio Ibrahim Vaz Leal, más conocido como Branco, recordaba aquella situación y recodaba: “Tomé y me sentí atontado”, también cuenta una anécdota: “Después de un tiempo lo encontré a Bilardo en Guatemala y le dije: “Desgraciado ¿qué me quisiste hacer?”. Y él me contestó: “Branco en el fútbol vale todo”. Lo asumí con gracias porque lo respeto mucho como técnico, pero creo que las reglas tienen un límite”.Casi 15 años después en una entrevista concedida, Bilardo admitió que en un partido contra Brasil él y su masajista, Miguel di Lorenzo (Galindez), ofrecieron a los jugadores brasileños botellas de agua con una sustancia que producía somnolencia.
Branco después del Bidón
Tras saber de la confesión de Bilardo, Branco dijo al diario O Globo que está feliz, pues al fin se ha hecho justicia. Afirmó que el malestar lo sintió después de que el masajista argentino le ofreció una botella de agua en un momento en que el partido estaba detenido por una falta sobre Maradona. Consideró, sin embargo, que no fue esa trampa la que definió el encuentro. "Eso no influyó en el resultado. Argentina ganó por una jugada genial de Maradona", dijo. Branco reveló que el propio Miguel di Lorenzo y el ex defensa argentino Oscar Ruggeri reconocieron lo ocurrido durante un viaje en el que coincidieron recientemente. Aunque el jugador consideró el incidente superado, no dejó de señalar que se trató de "una total irresponsabilidad" por parte de los argentinos. "Si hubiese tenido que hacer el control antidopaje, podría haber recibido un! a durísima sanción sin posibilidad alguna de defensa", apuntó. "No importa si pasaron 14 años o 14 días, pero tiene que haber sanciones ejemplares de la FIFA", declaró Lazaroni, seleccionador de Brasil en aquel Mundial. El presidente de la Confederación Brasilera de Fútbol (CBF), Ricardo Texeira, le solicitó a la FIFA que investigue el desempeño del técnico argentino Carlos Bilardo, durante el supuesto dopaje al brasileño Branco, durante un encuentro del mundial de fútbol de Italia 90. Además había declarado: "La FIFA debe investigar ese absurdo. Se trató de una actitud que puede clasificarse como de mal gusto, pero fue una verdadera barbaridad. ... Creo que el episodio no tuvo influencia en el gol de Argentina ni en el resultado del partido, pero de todos modos debe ser examinado por la FIFA".Con ese propósito, el dirigente envió un dossier a la entidad que rige el fútbol mundial, en el marco del polvorín que levantó las declaraciones de Bilardo. Maradona, en una entrevista radial, también confirmó la historia de los somníferos, cuando declaró que: "alguien había picado un Rohypnol a una botella de agua ... estaban todos y venían a tomar (agua) los buenos de ellos. ... Yo les decía tomá, tomá Valdito (por Valdo)` y Branco se la tomó toda. Después tiraba los tiros libres y se caía". A las pocas horas Julio Humberto Grandona le salió al cruce a Diego diciendo que Diego Maradona "no estaba en su sano juicio" cuando aseguró que Carlos Bilardo, ex técnico de la selección de Argentina en el Mundial de Italia 1990, les dio agua con alguna sustancia a los jugadores de Brasil. También aseguró que el ex futbolista argentino quiso hacer una broma, sin embargo, "a veces los chistes salen mal".

Fuente: http://www.todoslosmundiales.com.ar/

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Peor que el Mundial

Cuenta la leyenda que Carlos Salvador Bilardo, tan amigo de las cábalas tembló al enterarse que la definición de las eliminatorias las tendría que disputar contra Perú y encima de local, igual que en vísperas del Mundial del ´70, en el cual Argentina no pudo clasificarse, aunque en ésa oportunidad el partido se había disputado en la cancha de Boca Juniors. Al cabo del primer tiempo contra Perú en el ´85 (hay que tener en cuenta que a los argentinos un empate los clasificaba para el mundial), los visitantes ganaban por uno a cero, pero se habían quedado sin su delantero más peligroso, Franco Navarro Monteiro, gracias a un artero golpe del defensor Julián Camino, quién lo golpeó al minuto de juego, tan violentamente y con tanta premeditación, que obligó a que lo retiraran de la cancha en camilla, Camino hacía ocho meses que no disputaba un partido de selección y en el segundo tiempo fue sustituido por Gareca y nunca más volvió a representar a la Argentina en otro partido. Cuenta la historia que en los vestuarios el Director Técnico se quedó sin palabras frente a sus dirigidos y ante el temor de no clasificar comenzó a llorar delante de ellos, entonces se puso de pie Daniel Alberto Passarella, lo agarró al entrenador de las solapas del traje y le dijo “... no te preocupés que a la Argentina al mundial la voy a llevar yo ...”.El partido estaba por finalizar, corría el minuto 81 y Perú seguía ganando por el mismo marcador, entonces Passarella robó una pelota en su propia área y empezó a correr hasta el arco rival, con más fuerza y garra que habilidad, cuando vio que no podía avanzar mas, sacó un terrible remate al primer palo del arquero que dio en ambos postes y quedó girando suavemente hasta que Ricardo Gareca la empujó al fondo de la red. Tenía razón Bilardo cuando repetía sin cesar que “ Las eliminatorias son más difíciles que el mismo Mundial ”.

viernes, 22 de agosto de 2008

miércoles, 13 de agosto de 2008

miércoles, 6 de agosto de 2008

Teléfono

Cuenta la leyenda que cuando se jugo la final del 86' Alemania salió a horario, pero la Argentina no aparecía, y no aparecía, y no aparecía, salieron del vestuario unos minutos mas tarde. Si bien los periodistas decían que era una táctica para poner nerviosos a los alemanes, en realidad se trató de otra cosa:
En el primer partido de Argentina contra Corea, cuando estaban a punto de salir a jugar, suena el teléfono del vestuario: era el médico de la selección que le avisaba a Bilardo el estado de salud de Pasarella (recordemos que no pudo jugar porque sufrió una intoxicacion por beber agua en mal estado). La Argentina salio a jugar y gano 3 a 1. De ahí en mas, hasta que no sonaba el teléfono Bilardo no los hacia salir a los jugadores; y es por esa razón que el conjunto nacional no salia a la cancha, porque no sonaba el teléfono...
Tuvo que terminar yendo Galindez a llamar porque sino no salían mas!

sábado, 12 de julio de 2008

Anulando a Perfumo

Esta anécdota es de los tiempos de Bilardo como jugador, se les acercaba un partido muy chivo contra Racing, que en ese momento contaba entre sus filas con Perfumo, y ningún equipo, y menos un jugador encontraba la manera de pararlo... Hasta que intervino nuestro querido narigón: un mes antes del partido entre Estudiantes y Racing, Bilardo consigue el número de teléfono de la casa del Mariscal, y empieza a llamarlo a distintas horas y siempre atendía la mujer, hasta que atiende Perfumo y siempre hacia la misma conversación el narigón:-"¿hola, está Mary?"-"No, ¿quien habla?"-"Anibal, la llamo después", así lo tuvo todos los días llamándolo a la casa hasta el día del partido. A Carlos le tocaba marcarlo a Perfumo en las pelotas paradas y en el primer corner que hay se le acerca y le dice:"¿Te das cuenta?, vos acá jugando y tu señora encamada con Anibal! "El Mariscal no tocó una pelota más en todo el partido! Bilardo había logrado su objetivo de anular a Perfumo.

miércoles, 2 de julio de 2008

Pisalo, pisalo


Se enfrentaban Sevilla y el Dépor, Albístegui jugador del equipo contrario sangraba por la nariz y el masajista del narigón corría a socorrerlo. Carlos Bilardo le gritó a su colaborador “Pisalo, pisalo, que carajo me importa el adversario, los nuestros son los de colorado”.

viernes, 30 de mayo de 2008

Después de Camerún

Cuando llegamos, les hablé en una reunión: “Acá hay dos opciones: vamos en un avión, le damos un paracaídas al piloto y nosotros nos estrellamos contra cualquier cosa o llegamos a la final. Porque hoy nos vieron 1.500 millones de personas y nos tienen que volver a ver esa cantidad”. Después me quedé con los más grandes hasta las 7 de la mañana, pieza por pieza; y a la mañana, con los chicos, también pieza por pieza. Cuando fuimos a almorzar les miré la cara a todos, zuuummm: los que habían jugado estaban todos callados; y los que no, hablaban todos. Miré, miré, miré, y dije: tengo que pegar un sacudón, tengo dos días. A la una de la tarde les dije: “Señores, la formación para el próximo partido es ésta”. A la noche los que hablaban ya no hablaron más porque sentían el nerviosismo. Por la rejita de la concentración yo veía lleno de periodistas, lleno. Me acordé de un libro de un alemán que había perdido una batalla y se había cortado el pelo, emprolijado, vestido bien. Y yo hice igual: perfume, todo. Pasé, pasé, hola, cómo les va y llegué al medio. Después, Maradona me dijo: “Es la primera vez en mi vida que no me para nadie”. Sí, estaban todos esperándome a mí.

sábado, 10 de mayo de 2008

Motivando a los pibes

En la semifinal contra Italia, la noche anterior al partido, Carlos Bilardo los despierta a todos y los lleva hasta la puerta, donde encontraron una bandera argentina quemada. Bilardo le dice a los jugadores: "Ven, ven como son los tanos, mañana en la cancha van a hacer lo mismo". Los mas jóvenes (Goycochea, Cannigia) estaban furiosos, pero los mas veteranos del plantel (Ruggeri, Batista, Maradona) sabían bien que el que había hecho eso era el narigón para motivarlos.

jueves, 10 de abril de 2008

Entretiempo con Brasil

Se disputaban los Octavos de Final del Mundial de Fútbol de Italia en 1990 y Argentina, tras haberla pasado realmente mal, empata casi “milagrosamente” 0 a 0 con Brasil. Ya en el vestuario, los jugadores esperaban la charla técnica del entrenador Carlos Bilardo, ellos esperaban un largo discurso pero El Narigón no aparecía, no decía nada. Cuando solo faltaban 2 minutos para salir a jugar el segundo tiempo apareció Bilardo y dijo sus palabras “muchachos, lo único que les voy a decir es que si queremos ganar no se la demos más a los de amarillo“.

martes, 25 de marzo de 2008

En la quinta

Había un asado en la casaquinta de Carlos Bilardo, en Moreno. Al mediodía, un grupo de siete u ocho muchachones, se acercó a la tranquera y desde allí gritaron: "¡Doctor!, tenemos un desafío...". "Bueno, ¿a que hora?", preguntó el entonces entrenador de la Selección Nacional. Y ahí nomás se armó el partido. Un rato antes de la hora acordada, unos veinte pibes comenzaron a pelotear en el potrero de al lado, que estaba lleno de lomas y pozos. Bilardo se quedó unos minutos mirando como pateaban antes de ver quienes serían sus probables compañeros de equipos, todos amigos cargados de años y kilos, quienes seguían de sobremesa. Entonces llamó a su hermano Jorge, le señaló el potrero y le dijo: "Ahí hay unos cuantos buenos. Andá y deciles que nos falta gente. Hacé como que elegís al voleo y traé a los dos que están en cuero, al de remera roja y al grandote de pantalón lila...". El picado duró hasta que el sol se acostó y, por supuesto, el equipo de Bilardo ganó por muerte. ¡Si les había sacado a los mejores jugadores!

miércoles, 5 de marzo de 2008

La casa del narigón

Carlos Bilardo, recuerda lo que ocurría con la casa que tiene en el Bajo Flores cuando era entrenador del seleccionado nacional: “ Me reventaban el frente a piedrazos hasta que me avivé: antes de cada Mundial ponía el cartel “SE VENDE” y, más tarde, ya con todos los partidos encima, le agregaba otro de “VENDIDO”. Igual cuando perdimos contra Camerún, en Italia ´90, nos tiraron de todo ”.

viernes, 22 de febrero de 2008

Posiciones

"La mujer es como un jugador: si no quiere en determinada posición, no hay que insistirle"

martes, 12 de febrero de 2008

Practicando centros

"Todos los días de semana en los entrenamientos, de dos a tres de la tarde, hacía que el Bocha Ponce le tirara centros a Hugo Gottardi para que cabeceara; todos los días. Una tarde fuimos a jugar a Córdoba; en medio del partido, Ponce tira un centro y Gottardi de cabeza convierte. A la mañana siguiente leo en un diario: Con un oportuno cabezazo ganó Estudiantes. ¿Oportuno? ¡Hacía cuatro meses que los tenía todos los días de dos a tres de la tarde tirando centros Ponce y cabeceando Gottardi!".

jueves, 7 de febrero de 2008

A pagar la pelota

"Los alambrados en los estadios argentinos son bastante altos (Los de atrás de los arcos, en algunos superan los diez metros). Yo digo que no hay que penar al hincha que toma una pelota que se fue a la tribuna y se la lleva, hay que hacerlo al futbolista que la pateó ahí; decirle: Esa la pagás vos".

sábado, 2 de febrero de 2008

El sueño de Grondona

"Mi mayor deseo había sido tener a Menotti y a Bilardo juntos en la selección. Siempre hubo una antinomia que fue creada por las circunstancias, pero dentro de la cancha, dirigiendo al equipo, no creo que haya mejor un DT mejor que Menotti. Y fuera de ella, entrenando durante la semana, no creo que haya alguien superior a Bilardo. Esto fue siempre algo que tuve en mente, pero que no pudo ser. Sólo fue un sueño", Julio Grondona, hace unos años en Radio Libertad.

sábado, 26 de enero de 2008

Bilardo y los Martín Fierro

Invitado por Mirtha Legrand en su rol de funcionario, Bilardo fue consultado por la conductora por su obsesión a la VHS. "Sí, yo grabo todo. Hasta la entrega de los Martín Fierro", contó y ante la sorpresa de todos, amplió: "Edito las caras de los que pierden, se las muestro a los jugadores y les digo: 'Ven por qué hay que ganar; si pierden, quedan así'".

sábado, 19 de enero de 2008

Dedicatoria


En el Mundial 86' después de la clasificación a octavos de final: “Dedico esta clasificación a toda la gente que creyó en nosotros pese al poderío de Bulgaria. Es decir, a vos, mamá…”.
Del gol con la mano de Maradona dijo “Eso me lo dice todo el mundo. Esta noche lo voy a ver tranquilo por televisión. En la cancha me pareció que le ganaba en el salto al arquero. La vi adentro y grité gol, hasta pensé que lo había hecho de rebote, con la nuca, pero nunca con la mano…”.

martes, 15 de enero de 2008

Bilardo y su nariz

"Alguna vez pense en operarme, a final de los 70' fuimos con Juan Ramón Veron a visitar un cirujano de La Plata , cuando nos sacó la máscara de yeso y nos mostró como ibamos a quedar salimos corriendo"
"Siempre quise que me fracturaran el tabique nasal y tener un motivo para opererme pero lo único que me fracturaron fue una costilla"

viernes, 11 de enero de 2008

Contra Grondona



"En 1987 llegó a la vicepresidencia de la FIFA porque junté al equipo campeón del mundo para jugar en la Copa América que se organizó en el país".



"Por esa Copa, él logró su lugar en la FIFA. Le dimos un espaldarazo bárbaro"."Con Grondona nos conocemos bien. Todo lo que le tengo que decir se lo digo personalmente".


"Está equivocando el camino y no está bien orientada en estos momentos. Creo que tiene que haber un cambio y Julio lo puede hacer si tiene ganas"

Fuente: Un palazo Grondona

viernes, 4 de enero de 2008

Misterioso


Hace poco en el programa “Estudio Fútbol”, Iván Zamorano recordaba su pase al Real Madrid momento que coincidió con el arribo de Carlos Bilardo al Sevills FC, en donde jugaba el delantero., que contó:
“Me hicieron una cena despedida en el club, a la que asistió el plantel completo y no faltaron los nuevos integrantes con sus familias. Estaban Diego y Claudia, el Cholo y su señora, y Bilardo con Gloria y la hija de ambos. En un momento, lo llaman por teléfono a Carlos desde un programa de radio de Argentina para hacerle un reportaje en vivo.
Comenzaron con las preguntas y Bilardo les contaba a los periodistas donde estaba: Estoy en una cena de despedida de Zamorano, decía, junto al jugador, los directivos del club, también está Maradona, Claudia y comenzó a nombrar uno a uno a los asistentes a la fiesta, pero no nombraba ni a su esposa ni a su hija que le hacían señas levantando y agitando sus manos. Seguía Bilardo: está Sucker, Simeone, y así con todos y cada uno pero siempre omitiendo a sus familiares.
Cuando terminó la entrevista y Bilardo tomó asiento nuevamente, la señora recriminándole, le preguntó por qué no la había nombrado ni a ella ni a la hija y él doctor le contestó: ¡Sos loca! Si digo por radio que vos estás acá conmigo en España, nos entran a robar el departamento en Buenos Aires".